Los juegos del hambre. Suzanne Collins


Sí, señor, es un best seller. De hecho, ya han filmado una película basada en el libro, que todavía no he podido ver. Pero me viene de perlas para hacer un comentario sobre la naturaleza de la Ciencia Ficción, en general (en otro momento, haré un comentario sobre la naturaleza del "best seller", en general).

Muchos consideran con cierta condescendencia al género de la CF. "Es que no trata sobre temas "reales", ¿sabes? y "¿Para qué inventar imposibilidades cuando hay un mundo de problemas reales sobre los cuáles preocuparse? y, en definitiva, "La realidad es más importante".

¡Pero resulta que las novelas nunca describen la "realidad"! Muy pocas son "novelas" históricas y aún esas manipulan la historia a su antojo. Casi tanto como los libros de historia en general. Y todas, absolutamente todas, hablan sobre el "hecho humano", sobre lo que pensamos y sentimos en determinadas circunstancias. 

Pero eso, claro, podemos hacerlo sin necesidad de recurrir a la fantasía, a lo "físicamente imposible".  ¿Porqué no se lo dicen a Homero, a Shakespeare, a Dante, a García Márquez,  a Rulfo, a Gogol? 

Bueno, por supuesto ... eso es fantasía, pero no pretende tener una base "científica"....

¿Y entonces? ¿Toda la "culpa" de la CF radicaría en ofrecer una cierta "plausibilidad" científica a sus recursos imaginativas? 

"Los Juegos del hambre" es una novela "distópica" de Suzanne Collins. Narra una historia ambientada en un mundo postapocalíptico, controlado por "El Capitolio". Una historia de lucha contra la opresión político-militar, reacciones humanas a dicha opresión, heroísmo, amor, sacrificios... También intercala algunos agudos razonamientos sobre la propaganda política, sobre la moda, sobre las diferencias regionales...

Los personajes son razonablemente realistas. Ni los malos ni los buenos lo son al cien por cien. Como en la vida misma.

Pero eso sí, la trama es entretenida y emocionante, Y los aerodeslizadores todavía no existen. Lo cual supongo que deteriora gravemente la calidad literaria del producto, ¿no?