Toda la historia del mundo. Jean Claude Barreau y Gillaume Bigot.


Para todos aquellos interesados en completar una visión general del devenir histórico (lo cual no excluye, "a posteriori", profundizar en los detalles), este libro es una delicia. Porque nos narra diversos hechos culturales y políticos del pasado para ayudarnos a comprender porqué pasa lo que pasa en el presente (sin embargo, conste, no han podido explicarme el origen de la crisis que vivimos en estos momentos).

Los autores de este libro, muy franceses ellos, sabían muy bien lo que hacían. Con su obra quieren parchear, remendar y enderezar de alguna forma la memoria histórica que -dicen- solía ser patrimonio de todos los galos pero que, por diversas y complejas razones, se ha perdido. 
No se puede entender Iraq si nunca se ha oído hablar de Mesopotamia.