El mundo según Garp. John Irving.


Entre los muchos méritos literarios de Irving está el de hacer creíbles y próximos a los personajes más estrafalarios. Probablemente porque seamos muchos los que, para alguien y de alguna forma, resultamos extraños y extravagantes. 
Garp, el personaje -escritor e hijo de escritora- tiene todos los boletos para llegar a ser un ser humano fuera del montón. Su madre, una enfermera perfeccionista, no quiere nada con los hombres, pero quiere, necesita un hijo. Para ello, con absoluta alevosía, queda embarazada de un herido de guerra lobotimizado que fallece poco después. 

A partir de aquí desfilan por la vida de Garp un atleta transexual, un enorme cantidad de feministas locas, un oso que maneja uniciclos... El propio Garp y sus relaciones emocionales son de antología... Pero lo asombroso es que  todos esos personajes se nos hacen reales, humanos y plenamente comprensibles. Y a través de ellos, con su voz o con sus actos, Irving nos habla sobre el movimiento feminista, el sexo, el amor, la fatalidad, el adulterio, la realización personal... 
Un libro fascinante.