Mira por donde. Fernando Savater.

La verdad es que no soy particularmente aficionado al género autobiográfico. Pero la visión que Savater tenga de si mismo resultaba particularmente atractiva para mí. Para empezar, porque es un hombre inteligente, un filósofo, un académico... con mucho sentido del humor. Y eso, lamentablemente, no es frecuente. La mayor parte de las personas, aún las más inteligentes, dedicadas a ciertos oficios "institucionalmente solemnes" (jueces, catedráticos, decanos y rectores; filósofos, directores de hospital, generales), hacen ingentes esfuerzos toda su vida para mostrarse "serios". Por mucho que las circunstancias recomienden lo contrario. Y si tienen sentido del humor, hacen todo lo posible por disimularlo. 

Por otro lado, porque Savater es denostado por la izquierda y por la derecha.
Por la izquierda, porque es un adversario declarado, de larga data, de las simplezas nacionalistas de la izquierda "abertzale". Y desde luego, porque no acepta ninguna bandera como propia y excluyente. Ha criticado al PSOE en más de una ocasión ¡E incluso ha sido capaz de participar en manifestaciones convocadas por el PP!
Por la derecha, por otro lado, porque considera que Franco fue un dictador y no se priva de decirlo. Y sobre todo, porque ha sido -y supongo que sigue siéndolo- votante del PSOE y no del PP.
Lo cual aplaudo.
Porque ha conocido y ha sido amigo de algunos de los personajes más interesantes de una época que coincide 100% con la mía. Me veo obligado a confesar mi envidia. Octavio Paz, Mario Vargas Llosa, Borges, Quiñones, Cioran, García Calvo, Azúa, Cueto, Racionero, Pradera, Estefanía, Verdú,...
Por último -y ese punto ha sido reforzado notablemente con la lectura de este libro- por ciertas notables coincidencias entre sus gustos -literarios y cinematográficos- con los míos. Savater, amén del "cánon" de rigor, es un fanático confeso de "El Señor de los Anillos". Pero eso, al fin y al cabo, es fácilmente admisible incluso por los más solemnes. Pero afirma esperar con auténtica ansiedad el próximo volumen de "Harry Potter" y eso lo convierte a alguien especial. Un filósofo amigo de los hobbits y de la escuela de Hogwarts no puede ser muy malo.