Savater deja el ensayo y se sumerge en la literatura.




Presente en la Feria del Libro de Guadalajara, Fernando Savater -mientras presentaba su última obra, "Los invitados de la princesa", comunicó su decisión de abandonar definitivamente el ensayo y dedicarse exclusivamente a la literatura.
La noticia es, hasta cierto punto, sorprendente. Porque Savatar, como sabes, se ha labrado una merecida reputación como filósofo y, sobre todo, como "divulgador" de la filosofía. Porque, utilizando un lenguaje llano y asequible al gran público, ha sabido divulgar el pensamiento filosófico aplicado a los más variados temas de nuestra cotidianeidad. Su bibliografía ensayística ronda el medio centenar de obras y cabe destacar, desde luego, sus aportes a la Ética.
Como novelista, su obra es más reciente y cuantitativamente algo menos significativa. "Caronte aguarda", "Diario de Job", "El dialecto de la vida", "El gran laberinto", "El jardín de las dudas", "La hermandad de la buena suerte"... En ese terreno, ha sido galardonado con el premio Planeta 2012 y con el Premio Octavio Paz. 
Savater explica su decisión, como suele hacer, con algo de humor: "Si siguiera con la filosofía, sería un filósofo viejo. En cambio, como literato, soy un nuevo novelista".
La noticia completa, aquí: La capital