El océano al final del camino – Neil Gaiman

Publicado originalmente en "Lectura Directa". Aquí mismo tienes el enlace.
Sinopsis
Una novela sobre el recuerdo, la magia y la supervivencia; sobre el poder de los cuentos y la oscuridad que hay dentro de cada uno de nosotros.
Ficha Técnica 
Editorial: Roca Editorial
Traducción: Mónica Faerna
Fecha Publicación: 10/2013
ISBN/ASIN: 9788499186573
Páginas: 236
Cubierta: Tapa blanda con solapas
Precio: 17.90 € 
Ebook: 7.99 €

Autor:
Neil Gaiman es autor de varios libros infantiles, además de Coraline: la colección de relatos M de magia y El libro del cementerio. Además de ser autor de los guiones de varias películas basadas en sus escritos, es también autor de varias novelas para adultos y de la serie de novelas gráficas Sandman. Entre los numerosos premios que se le han concedido están el World Fantasy, el Hugo, el Nebula y el Bram Stoker. Aunque nació en Gran Bretaña, ahora vive en Estados Unidos. Para más información, puedes visitar sus páginas www.mousecircus.com ohttp://journal.neilgaiman.com/.
Opinión Personal

Creo que hay autores que tienen un toque especial en sus obras que hacen que todo lo que escriben guste y te llegue de una forma muy particular. Y creo que Neil Gaiman es uno de ellos. O eso o sabe conectar conmigo para conseguir que sus libros me dejen sorprendida, estremecida y encantada.

Como todas las novelas de Gaiman nos encontramos con una historia dulce y amarga a la vez. Con magia, luz y oscuridad. Con un niño y su visión particular del mundo así como su forma de enfrentarse a lo desconocido, al miedo, al terror y a la belleza.

Es la historia de un adulto que recuerda su infancia y lo que le ocurrió cuando tenía 7 años. Algo que le hizo ser hoy quien es, pero que a veces olvida.
Los niños pequeños se creen dioses —algunos niños, al menos—, y solo se dan por contentos cuando el resto del mundo comparte su forma de ver las cosas.
Pero yo ya no era un niño pequeño. Tenía siete años. Hasta entonces no había conocido el miedo, pero últimamente me había vuelto muy asustadizo.
Es la historia de un niño solitario que prefería un libro a tener amigos o hacer deporte. Un niño que se sentía extraño en su propia familia.

Es la historia de la familia Hempstock, bueno, de las tres mujeres Hempstock que vivían en una granja al final de la carretera. La anciana señora Hempstock, su hija Ginny y la hija de ésta, Lettie.

Es la historia de una amistad entre Lettie y nuestro protagonista, una amistad que enseña y que salva. Que nos lleva a través del suspense, del miedo, de la belleza y de la madurez.
—¿Esta es aquella gatita? ¿La misma que cogí?
—Sí. ¿Te ha dicho ya cuál es su nombre?
—No. ¿Hacen eso?
—A veces. Si escuchas con atención.
Es la historia de cómo cuando crecemos y perdemos la inocencia todo se desdibuja. Nos olvidamos de lo que fuimos y vivimos para racionalizarlo. Pero siempre queda un poso que debemos atesorar.

Es la historia del mundo, de su creación y conservación, de la obligación de cuidarlo y olvidarnos de tanto materialismo, porque tras él se esconde el peligro.

Y es la historia de un monstruo que quiere volver al mundo, volver a reinar sobre nosotros, volver a ser un dios.

Siento que esta no sea una reseña al uso, pero es muy difícil intentar explicar esta historia sin chafaros nada. Porque es una historia que merece la pena descubrir poco a poco y que vaya evocando en cada uno sentimientos. Sin duda merece mucho la pena.
Un relato solo importa, sospecho, en la medida en que los sucesos que narra cambian a sus protagonistas. Pero yo tenía siete años cuando sucedieron estas cosas, y cuando todo terminó seguía siendo exactamente el mismo que al principio, ¿no? Y todos los demás también. Seguramente tampoco habrían cambiado. La gente no cambia.
Sin embargo, hubo cosas que sí cambiaron.
Gaiman tiene un don especial para, a través de los ojos de un niño, a través de su inocencia, introducirnos situaciones aterradoras, misteriosas e incluso monstruosas, pero suavizadas por esa inocencia infantil. De esta forma incluso consigue que sonrías y todo en situaciones a veces bastante espantosas.

Pero lo que queda al final, también sin duda, es la sensación de haber viajado en el tiempo, de haber vivido una aventura fantástica y extraordinaria. Y cierras el libro y te preguntas a ti mismo: “¿Qué fue eso?” con tus sentidos totalmente sorprendidos.

Si os gusta Gaiman este es imprescindible y si aún no lo conocéis… ¡adelante! Os aseguro que os dejará de cualquier forma menos indiferente, porque estoy segura de que a cada uno le provocará recuerdos y vivencias diferentes y personales. No os lo penséis, dadle una oportunidad.