Si existe un Dios, ya debe conocer tu obra.

Y te dará la bienvenida, claro. Al Macondo celestial.