“La verdad de las mentiras” de Mario Vargas Llosa.

Hasta el título es fascinante. Don Mario pasa revista en esta obra a las obras literarias fundamentales del siglo XX. Una suerte de “canon” personal, aunque el autor, con la prudencia que dan los años y las muchas lecturas, no se muestra nada “categórico” ni excluyente con la selección realizada. La obra, como todas las del peruano, es de grata lectura, siempre nos enseña algo interesante y, sobre todo, nos demuestra la importancia que, para llegar a ser un gran escritor, tiene el haber sido un gran lector.
Las 35 obras seleccionadas, por cierto, son “El corazón de las tinieblas”, “La muerte en Venecia”, “Dublineses”, “Manhattan Transfer”, “La señeora Dalloway”, El gran Gatsby”, “El lobo estepario”, “Dadja”, “Santuario”, “Un mundo feliz”, “La condición humana”, “Trópico de Cáncer”, “Siete cuentos góticos”, “Auto de fé”, “El cero y el infinito”, “El poder y la gloria”, “El fin de la aventura”, “El extranjero”, “La granja de los animales”, “La romana”, “El reino de este mundo”, “El viejo y el mar”, “Paris era una fiesta”, “Al este del Edén”, “No soy Stiller”, “Lolita”, “El gatopardo”, “El doctor Zhivago”, “El tambor de hojalata”, “La casa de las bellas durmientes”, “El cuaderno dorado”, “Un día en la vida de Ivan Denisovich”, “Opiniones de un payaso”, “Herzog” y “Sostiene Pereira”.
Desde luego, cabe estar o no de acuerdo con la selección realizada. A mi entender, no hay razón para que Hemingway sea el único representante con dos obras, por ejemplo. Respeto al grindo, claro. Pero no lo incluiría nunca en mi canon personal y menos por partida doble. Por lo demás, en algunos casos, elegiría otra obra del mismo escritor seleccionado por V.Ll. E incluiría algún escritor de CF., por supuesto. 
Dicho todo esto, sólo cabe añadir que si has leído todos estos libros, los recomendados por Vargas Llosa, no cabe duda de que estás “a la page” en cuanto a las letras del siglo que acaba de concluir.